Hasta luego, Twitter

kiki

Si habéis llegado hasta aquí quizás os estéis preguntando dónde coño me he metido. Dónde está mi cuenta de Twitter. Mis compas feministas no sé cómo lo llevarán, pero yo estoy KO. Desde que me declaré feminista -hace unos meses- he recibido acoso por parte de muchísimas personas (amenazas, insultos, foto de pollas a montones, etc.). Hoy mismo una chica me ha llamado retrasada mental (muy bonito el hecho de usar una discapacidad cognitiva como insulto). Este es un ejemplo suavecito de lo que suelo recibir últimamente. No me voy a poner a desvariar sobre la poca protección que hay contra todo esto en las redes sociales, solo diré que necesito un descanso. ¿Significa esto que me largo de Twitter para siempre? Pues, es que no lo sé. Por el momento me parece un hervidero de ataques gratuitos y no está el horno para bollos. Otras redes como Tumblr o Instagram me parecen menos tóxicas. ¿Opináis igual? Si bien es cierto que he aprendido muchísimo de feminismo gracias a algunas cuentas increíbles de Twitter. Y joder, cómo lo agradezco. Obviamente, todo tiene sus cosas buenas.

tumblr_nncfc9wpwz1skelofo1_500Me encantaría -muchito- que no se cuestionara mi decisión. Aunque creo que es mucho pedir. Pensad, por favor, que esta decisión ha sido meditada fríamente. Si he tardado tanto es porque me encanta el feedback con vosotros. Sin embargo, no os preocupéis. Eso no se va a perder. Sigo estando en Instagram, Tumblr, Snapchat, Youtube, este blog y por supuesto mi email está abierto a todo el mundo. Ya sabéis que intento contestar por todos lados. También sabéis que me encanta subir fragmentos de lo que leo, para eso me flipa Instagram (aunque mis fotos siguen siendo más feas que una peste, pa que nos vamos a engañar).

¿Voy a seguir subiendo vídeos? La duda ofende. Claro que sí. ¿Con qué frecuencia? Básicamente como ahora; a veces habrá más vídeos por semana y otras no habrá vídeo por lo que sea. Siento que todo sea tan aleatorio, mis disculpas si eso incomoda a alguien. Acabo la entrada comentando que no tengo por qué dar explicaciones (ni yo ni nadie). Ahora recuerdo a un muchacho que me llamó egocéntrica por darlas (flashback poderoso). Si me pongo a escribir un libro de comentarios absurdos no paro, eh. El caso es que sé que hay gente con buen corazón (poca) que se preocupará y no quiero que eso ocurra. Tampoco quiero dejaros “colgados”. Solo quiero que sepáis que estoy bien, y con esta decisión mejor que nunca. Así que esto no es un adiós, es una patada a Twitter. 

P.D La niña tan estupenda de las imágenes es de: Nicky, la aprendiz de bruja (así la tradujeron al español, si no me equivoco). Un besito y ánimo, que el viernes está cerca.

tumblr_static_tumblr_static_96vtsvmvecsog88g08s4sg4so_640.gif

Por qué debes ver La La Land (contiene spoilers)

sourceImagina todas las películas, series, libros, etc. que hayan pasado por ti. Son muchos, ¿verdad? Ahora piensa en todas las que hablaron de amor. El amor romántico. El amor de tu vida. El elegido. El único. El amor todo lo puede. Este tipo de mensajes, al igual que el de esfuérzate y lo conseguirás todo (del que hablé en Twitter) no me gustan por una sencilla razón: son mentira. Es por ello que hay películas que me marcan, como (500) Days of Summer, que refleja que las relaciones no son tan rosa como las pintan en Disney o sucedáneos. Y que muchas veces, el amor… no lo puede todo. 

La La Land cuenta la historia de Mía, una aspirante a actriz que vive en Los Ángeles. Ella trabaja sirviendo cafés a estrellas mientras se presenta a pruebas de casting. Sebastian, es un pianista viviendo de las actuaciones que van saliendo. Su sueño es tener su propio club para honrar al jazz. Ya sabes, chico conoce chica y surge el amor. Pero como dije al principio, el amor no lo puede todo.giphy Y la realidad golpea a nuestros protagonistas. A veces, aunque haya todo el amor del mundo (que lo hay), no es suficiente para perpetuar una relación. Ambos tienen ambiciones, sueños, y esto me parece lo más bonito de la película. Ninguno retiene al otro aunque saben que se quieren con locura. De hecho, dicen algo como: Te amaré siempre. Puede parecer cursi, no obstante, no lo es. En serio, es romanticismo vale, pero no empalaga. Tenemos la idea en la cabeza de: amor malo, acción bueno. Y amor=cursilería con unicornios. Prejuicios y más prejuicios sin sentido.

El final me partió el corazón que alguien traiga muchas tiritas para recomponérmelo, por favor, y sin embargo, es el final perfecto. Apoteósico, bello, lleno de emoción; es de esos que te estruja el alma.

En resumen, La La Land no es solo una película preciosa: fotografía, banda sonora (la quiero en mi coche YA), dos actores como la copa de un pino y con una química impresionante… Es mucho más. Es amor dulce, son sueños acompañados de ladrillazos de realidad. Es la vida misma. Si la ves, no la olvidarás jamás.

tumblr_oihtn8iycm1rxobr1o4_r3_500

Mi 2016 en libros

Goodreads cuenta con la función de resumir el año en libros. ¿No es jodidamente genial? Mi 2016 literario es algo así:

mianoLeí 58 libros, que sumaron entre todos 17.556 páginas. Lo más corto que leí fue un cómic (este 2016 me puse las pilas con la Civil-War II) y lo más largo fue Los Miserables. Qué sería el año nuevo sin un poco de spam, en este vídeo hablo extensamente de la novela (personajes, trama, temas; todito).

Además, para los que me llaman “exigente”, mi promedio de puntuación fue: 4.0. VAYA. Qué mala y terrible soy. A ver si me queman por bruja.

Pero sin duda, lo más destacable para mí este año, es que leí a muchísimas mujeres. En 2016 me puse las gafas violetas. Virginia Woolf pateó mi útero y me hizo adentrarme en el feminismo. Leí feministas, leí historia del feminismo, conocí feministas, comprendí el movimiento y aún sigo adaptándome desde entonces. Porque me queda muchísimo por aprender. mujeresEntraron en mi mente y se quedaron. Virginia Woolf me dio ochocientos mazazos de realidad -GRACIAS-. Llegó Hannah Kent para hacerme reflexionar sobre la pena de muerte. Caitlin Moran me enseñó Cómo ser mujer, lo que eso significaba y también me hizo reír a carcajada limpia. Marjane Satrapi me demostró que en la novela gráfica también pueden ser poderosas. Conocí a Chimamanda Ngozi Adichie con su Todos deberíamos ser feministas y su Americanah. Me enseñó que el racismo sigue existiendo, me hizo pensar en la importancia del color de la piel. Almudena Grandes me mostró la crisis, la pobreza, y al mismo tiempo la esperanza. Y Gillian Flynn me recordó que las mujeres pueden brillar en la novela negra tanto o más que los hombres (le pese a quien le pese, no hay nadie como Amy Dunne).mujeres3 Rosa Montero me recordó El amor de mi vida. Contagiándome su pasión por los libros, su modo de hablar de ellos y enseñándome la medicina perfecta para mí.

Gracias a Tú no eres como otras madres, conocí la historia de una mujer extraordinaria. Y Carmen Laforet consiguió que me enamorase de ella con Nada. En cuanto a la ciencia ficción, un género dominado por hombres, en el que las mujeres no tenemos prácticamente ningún tipo de visibilidad: Ann Leckie brilló con luz propia. Su Justicia Auxiliar se aleja del cómodo futuro previsible, arriesgándose y triunfado de lleno.

En cuanto a mi propósito literario para 2017, consiste en leer más y más mujeres. Las quiero a todas. Incluso a Paula Hawkins con su terrible chica del tren. Necesito que me cuenten sus historias, conocerlas a todas. Autoras famosas, autoras olvidadas, autoras, autoras, autoras. Y vosotros, ¿qué propósitos literarios tenéis?

Guía de supervivencia para introvertidos en Navidad

miniaturaAy, la Navidad. Regalos, seres queridos, árboles decorados, calles iluminadas, nieve, frío, chocolate caliente, turrones… Todo es maravilloso hasta que hay que socializar. La otra cara de la moneda: cenas navideñas de trabajo, tiendas tan llenas que no cabría ni un alfiler, cenas familiares, fiestas y más eventos sociales. Muchos más. Algunos introvertidos lo describen como “el mes más social del año”Oh, diciembre, volvemos a encontrarnos de nuevo. Ese mes que puede convertirse en una auténtica pesadilla agotadora para los introvertidos.

funny-introvert-comics-74-5744414e3e0d5__700

El kit de supervivencia básico de los introvertidos

Dicen los científicos que los introvertidos somos más sensibles a la dopamina. Nos sentimos estimulados y enérgicos con actividades como leer, pintar, pasar un fin de semana tranquilo en casa, etc. Disfrutamos de nuestro espacio y la soledad. Además, alrededor de la gente nos “descargamos” con facilidad. Los cambios no nos hacen especial ilusión y hablamos menos y escuchamos más. Si queréis saber más de los introvertidos os dejo este vídeo. De todas maneras, más allá de las etiquetas “introvertido”, “extrovertido” o “ambivertido”, creo que lo importante es conocerse a uno mismo. Y desde luego, no sentirse culpable por ello. Volviendo a diciembre, con el paso de este mes los introvertidos podemos sentirnos especialmente exhaustos. Tras muchas Navidades, he elaborado esta guía de supervivencia para introvertidos. Esto, quizás te ayude.

Sé realista: cada introvertido es distinto y conoce sus límites. Yo conozco los míos, y sé cuántas invitaciones debo aceptar. No es necesario decir que sí a todo. Ni tampoco hace falta mentir como un bellaco -aunque la excusa de la diarrea terriblemente contagiosa reconozco que es genial-. Es cuestión de prioridades, ni más ni menos. Los introvertidos necesitamos nuestros tiempo a solas y no es justo autoflagelarse por ello. Si yo dijese que sí a todas las invitaciones navideñas acabaría convertida en el Grinch y robaría la Navidad.

Conoce el evento: sea una cena, una comida, una fiesta; recopila información. Esto puede ayudar, y generar más tranquilidad. ¿Quién irá? ¿Cuántas personas son? ¿Habrá música? ¿Comida? ¿Dónde será? ¿Es un sitio concurrido o no? Incluso visualizar ese momento y restarle importancia al asunto facilita la tarea.

f8dde96aa785857ebe2c4748223f74f3

Yo en las fiestas

En las fiestas: Como introvertida, no soy fan de las fiestas. Y en una probablemente estaré con el o los animales de la casa (como una Blancanieves algo borracha). También me he visto más de una vez huyendo a un rincón solitario o encerrándome en un baño. Estos pequeños descansos pueden ayudarte a sobrevivir.

Evita las tiendas los últimos días: No dejes las cosas para el último momento. Es preferible ir comprando regalos poco a poco -o incluso hacerlos uno mismo- que tener que pasar horas en colas infinitas de tiendas atestadas de gente. Hay que hacer las compras navideñas lo menos traumáticas posibles. Quizás la palabra traumática suene hardcore para algunos, pero solo de pensar en una cola kilométrica con personas gritando, hablando por el móvil y los villancicos a todo pulmón me da toda la lepra -además de la calefacción a la temperatura de la lava volcánica-. Así que tener los regalos a punto, si es posible, hará que el choque sea menos doloroso. Siempre es mejor que te pisen un pie a que te lo arrolle un camión.

0121

Los introvertidos nos sentimos enérgicos con ambientes sin tantos estímulos 

Las navidades son vacaciones: para los extrovertidos, para los introvertidos, para todos. Mímate. Pasa tiempo contigo mismo, descansa, recarga las pilas para la vuelta a la rutina. Los introvertidos nos “recargamos” de formas distintas a los extrovertidos. Para los introvertidos, llenar el calendario de eventos sociales puede resultar matador y al acabar las “vacaciones”, muchos se dan cuenta de que no han disfrutado -ni descansado- nada. Esto no es una cuestión de egoísmo, sino una cuestión de amor. Amor a uno mismo. A tener el derecho al descanso igual que todo el mundo.

Habla con tus seres queridos: decir la verdad es más sencillo que mentir. Nuestros amigos y familiares nos conocen, saben cómo somos y entenderán -o deberían- que necesitemos espacio.

Adapta la navidad a la introversión: si vuestra familia/amigos están preparando una fiesta, puedes ocuparte de las actividades más tranquilas. Muchos introvertidos prefieren cocinar porque encuentran paz en la cocina. Igualmente, si puedes, evita fiestas con un porrón de gente y queda con grupos más pequeños (posiblemente lo prefieras siendo introvertido).

Y seáis como seáis, felices fiestas para todos. 

raw

¿Otra cena de Navidad? Mira, arráncame los ojos.

El bloqueo lector: el que no debe ser nombrado

Harry Potter and the Deathly Hallows Part 1Hace poco, revisando mi correo, me di cuenta de que hay un patrón que se repite de forma machacona. Hablando claro, mi bandeja de entrada está petada con mensajes del estilo:

Hola me llamo X y llevo X tiempo sin leer. Socorro.

Como he visto que, sin duda, es algo generalizado, en vez de contestar uno a uno, he preferido escribir esta entrada. Tengo que decir que me sorprende la cantidad de gente que dice: bueno, ya sabes, es algo que nos ha pasado a todos. Para no variar, soy la oveja negra. Siendo sincera, nunca he tenido un bloqueo lector. Y cuando digo nunca es nunca. Esto no lo comento para ser la más guay del Paraguay. Es simple y llanamente la verdad. Al no haber padecido este problema, me puse a curiosear vídeos, entradas de blogs, comentarios, consejos… Y bueno, una vez más opino que Booktube a veces olvida que estamos aquí por puro placer. Para hundirnos en las páginas, para charlar con los personajes, pelear con los libros, tirarlos por la ventana o amarlos.

Pero primero, ¿qué es un bloqueo lector? El que no debe ser nombrado, el tenebroso, la crisis. Parece que es un periodo de tiempo en el que no se lee. Esto puede ocurrir durante días, semanas, meses o años. Y quiero recalcar que hay gente que lo compara con una enfermedad. Hasta luego, Mari Carmen. 

tenor.gif

Cuando la gente compara que no apetezca leer con una enfermedad

¿Qué produce un bloqueo lector? Algunos aún creen que en la vida todo es causa-efecto. Ay, ojalá. Sin embargo, por lo que he podido investigar, puede ocurrir por razones como: sentirse abrumado por muchos libros pendientes, acabar un libro que ha gustado a niveles estratosféricos y luego los demás no llegan a ese nivel, libros que no enganchan, sensación de leer una y otra vez lo mismo, estrés o que simplemente no apetece leer (me juego mucho a que esta es la “causa” principal). Si queréis algo de mi cosecha privada, os diré que pienso que Booktube tiene bastante que ver con estos bloqueos lectores. La presión por leer más, como si primase la cantidad sobre la calidad. ¿Para qué? ¿Para poder decir soy mejor que todos vosotros porque he leído cien libros? Sigo con el punto que buscan muchos con desesperación: ¿Cómo se soluciona? Si esperáis una retahíla de consejos superfluos y vagos, aquí no los encontraréis. Porque mi único “consejo” es este:

Si no quieres leer, no leas (algunos me mandarán a la mierda con este consejo).

Tan sencillo como eso. Y además, antes de extirpar el bloqueo lector cual apéndice inflamado, yo reflexionaría y me relajaría un poco. Vamos a ver, ¿no es la vida un auténtico desastre? ¿No es suficientemente difícil todo? Si ya tenemos problemas inevitables, ¿por qué cargarse con uno de gratis? ¿Qué prisa hay por leer? ¿No quieres? No lo hagas. ¿Te apunta alguien con pistola para leer? No. Respira, coge aire, que te veo nervioso. Vamos a alejarnos de la culpa sin sentido y de la vergüenza. Sí, vergüenza, lo digo porque he leído cosas del estilo “se sufre en silencio”. Cielos, y luego la Drama Queen soy yo. 

giphy.gif

He sufrido el bloqueo lector en silencio

Lo siento pero aquí no encontraréis consejos del estilo “leer cada día una hora”. Las obligaciones son eso: obligaciones. Son para cosas coñazo pero que tenemos que hacer (como limpiar la casa, cosa que odio con toda mi negra alma, o llevar el coche al taller). Leer no es una obligación, ni una competición, es un placer. O sea, obviamente hablo de las lecturas fuera de la universidad, trabajo, etc. se entiende. En vez de obligarse a leer sin ninguna razón, por algo autoimpuesto, por qué no ir al cine, ver una serie, correr, salir con amigos, ir de compras o simplemente no hacer nada. Menos comerse la cabeza por cosas que no valen la pena. Y ojo que yo no soy de la escuela optimista. Obligarse a leer puede hacer que germine el odio a los libros. Y entonces, oh, sí que aparecerá un bloqueo del tamaño del Everest.

También me niego a recomendar “leer un libro corto” (en serio, lo que uno ve en los vídeos me alucina). Como si un libro corto no se pudiese atragantar con facilidad (¡ja!). No hay correlación. No diré “leer un libro que seguro gustará”, ya que si una persona está bloqueada por leer siempre lo mismo, no creo que volverlo a hacer le ayude a superarlo. Logic not found. Lo creáis o no, un libro tocho fuera de la zona de confort puede ser el libro de vuestras vidas. Podría romper la crisis lectora de un plumazo. En cuanto a los libros que no enganchan o no terminan de convencer, se pueden dejar o continuar con ellos, lo importante de toda esta verborrea es: haz lo que te dé la gana.

Para acabar con la entrada, si estáis pasando por un momento de estrés en vuestra vida, os tengo que decir que seis minutos de lectura pueden reducir un 60% ese estrés. A no ser que leáis como si os estuviese persiguiendo un tigre. Chiquillos, un poco de relax. 

Hay que olvidarse de la presión, de la culpa y de compararse con otra gente. Las cosas con perspectiva saben mucho mejor. Si quieres leer, lee. Si no quieres, no lo hagas. Y no le des más vueltas, porque en algún momento, las ganas volverán. Créeme, lo sé. Trust me, I’m The Doctor.

tumblr_mbdjjf2cAm1qe82b9.gif

Magia moderna y Wicca

o-wicca-facebook¿Cuántas veces hemos buscado información en internet y solo encontramos un batiburrillo infame de ideas? Textos que se contradicen, faltas de ortografía que harían a más de uno sacarse los ojos – si vuelvo a ver hechizo escrito con s creo que voy a suicidarme – . Todo eso sumado a que el nivel de algunos en inglés es bastante chapurreado, convierte la tarea en algo engorroso. Si el tema en cuestión está rodeado de mitos y leyendas, como diría mi madre: apaga y vámonos. Por eso quería hablar de este blog: Magia moderna y Wicca.

Vale, vale, el autor es amigo mío pero prometo que todo lo que teclean mis deditos es la verdad – verdad de la buena -. Juan Cuadra Pérez es un escritor nacido en Málaga. Tuvo un affair con la carrera de Medicina pero finalmente se casó con Filología Hispánica. Trabajó de traductor, y ahora mismo combina la docencia con la tarea de ser escritor (El libro de Ivo es maravilloso). 15389621208_6beb6f3028_o.jpgMás allá de datos que podemos encontrar en Google, lo que puedo decir es que lo conozco. Y sé que todo lo que hace tiene horas y horas (y horas y horas y horas) de esfuerzo detrás. Sé que se parece a mí y si algo no está perfecto no lo publica y que pone muchísimo empeño en cada proyecto que aborda. Por eso estoy convencida de que su nuevo blog vale oro. 

Magia moderna y Wicca es el fruto de más de diez años de investigación por parte de Juan. Uno de los trabajos más amplios que yo he visto jamás sobre magia (que no todo es Wicca eh, aunque también hay de eso en la página). Tanto para los primerizos como para los expertos que creen que ya nada puede sorprenderles. Artículos como: qué es la Wicca, sección de rituales, FAQs (preguntas frecuentes), Wicca para principiantes, historia, arte y cultura, tarot, una sección con dudas donde él mismo responde… La cantidad de información que está manejando ahora mismo Juan es gigantesca. Es un proyecto que está empezando – piedad chiquillos – , sin embargo ya apunta maneras y seguirá creciendo con el paso del tiempo convirtiéndose en una de las bibliotecas en español -POR FIN- más grandes de Wicca y magia moderna. ¿Alguna duda sobre rituales, iniciación, minerales, adivinación, etc.? Preguntadle a Juan y juzgad por vosotros mismos en: http://magiaywicca.com .

Carta a las personas que padecen depresión

our-world-1Te conozco. Sé cómo te sientes. Sé que estás triste, infeliz, abatido. Sé que llevas una mochila llena de culpa y que eso es demasiado equipaje. Sé que ya no disfrutas de las cosas como solías hacerlo, que ni tus intereses te hacen sonreír. Sé que no puedes trabajar, que no rindes como antes. No es que no quieras, es que literalmente no puedes.
Sé que te pones una máscara antes de salir de casa, que no quieres preocupar a nadie y que temes incordiar con tus problemas. Porque así es como te sientes; un fastidio, una molestia.

Sé que hay días, demasiados, en los que, aún con medicación, no puedes moverte de la cama.
Que levantarte supone un gran esfuerzo. Que vivir un día más te resulta un mundo.9x2o5cddemhunqag6ltpla1462eyzxlemizc0x3woc0 Y también sé que para muchos “estás exagerando”. Hablando de la medicación, no voy a mentirte. Hay pacientes que tienen un episodio único de depresión y se curan. Hay otros, en cambio, que luchan con ella de por vida. Sé que a veces, el tratamiento es crónico. ¿Pero no es igual con un diabético que se pincha insulina? ¿No es igual con un señor hipertenso que necesita una pastilla por la mañana y otra por la noche para sobrevivir? Sé que el tratamiento es duro. Sé que algunos fármacos tardan semanas en funcionar y que los efectos secundarios no son nada agradables. Sé que puedes sentir náuseas, vomitar, marearte o tener problemas en el ámbito sexual. Pero los médicos quieren ayudarte, confía en ellos, cuéntales cómo te sientes. Reajustarán tu medicación, se reunirán para elegir la mejor estrategia, y probarán cosas distintas si hace falta. Te lo prometo, están deseando curarte. Sé que has tenido malas experiencias con algunos “profesionales”, sé que desde entonces te cuesta fiarte de ellos. Necesitas confiar en tu médico, si has dado con alguien equivocado, cambia. Estos que no se preocupan por ti son solo la minoría. El resto, insisto, están deseando curarte.

Sé que has buscado información en Google y que te has asustado, esperanzado y asustado de nuevo.tumblr_nviez4w4w81tka6elo2_r1_1280 Sé que tienes miedo y que todo esto se acompaña muchas veces de ansiedad. Sé que te falta el aire. Sé que algunos piensan que te sientes triste, pero tú sabes que hay más detrás. Puedes estar triste, apático, tener un ataque de ansiedad, ahogarte en culpa, y no querer ver a nadie. La depresión es compleja, no un simple “estoy triste”.

Sé que escuchas tonterías cada día. Como que dejes tu medicación y pruebes con infusiones. Oye, yo soy la primera que piensa que pastillas las justas. No obstante, cambiar fármacos recetados por tu médico por una infusión del herbolario de la esquina no es la solución a nada. Sé que algunos opinan que eres un vago, que no te ocurre nada, que solo es un día “de bajón”. Sé cómo te miran y sé que te dicen que exageras, que hay gente peor que tú. Sé que te preguntas por qué se trata la enfermedad mental de forma distinta. Sé que te sientes como un paria, que muchos intentan excluirte y estigmatizarte.

Sé que te sientes solo, pero te lo digo yo, no lo estás. Apóyate en tus seres queridos, amigos, familiares, pareja. Te quieren, aunque ahora mismo no te lo creas.

No voy a decirte que salgas, que sonrías, que seas positivo o que con un poco de yoga y un ligue todo se soluciona. Estás librando una batalla, es y será duro. Pero tengo fe en que ganarás la guerra.

Sé que piensas que eres débil, pero no es así. Tengo que decirte que, guau, eres muy valiente. Fuerte, luchador, un guerrero. Estás luchando contra un monstruo cada día. Sé que estás exhausto pero no te rindas. Ojalá te vieras como yo te veo. Si tú supieras, lo increíblemente orgullosa que estoy de ti…
María