Análisis "El fin de la infancia" – Arthur C. Clarke

TÍTULO: “El fin de la infancia”

AUTOR: Arthur C. Clarke

AÑO DE PUBLICACIÓN: 1953

EDICIÓN ELECTRÓNICA

SINOPSIS: Es un libro tan ameno, desde el punto de vista de la narrativa pura, como cualquier otra novela común contemporánea. La obra que según William Du Bois merece la total atención de los habitantes de “esta época de ansiedad”– tiene como tema la futura evolución del hombre. Una raza extraña llega a la Tierra y trae consigo paz, prosperidad…, y la inesperada tragedia de la perfección. ¿Qué seguirá a la extinción de la raza humana? Arthur C. Clarke, en un final de notable belleza, plantea la más alucinante de las hipótesis.


OPINIÓN PERSONAL:

Básicamente, la obra trata de cómo un día aparecen naves extraterrestres en la Tierra y se colocan en las ciudades principales. 

Dentro de estas naves están ellos. Los que nosotros bautizamos como “superseñores”. Bajo su “protección”(la cual resulta irritante y exasperante) la humanidad consigue llegar a una realidad utópica: la paz mundial. Los superseñores acaban con las guerras, la pobreza, las terribles diferencias entre las clases sociales, la crueldad con los animales, las enfermedades, etc. No obstante, con una condición: los seres humanos no explorarán el universo, no ahondarán más en la ciencia, no viajarán en naves espaciales para asegurar nuestra seguridad y llevarnos hasta nuestro verdadero fin (el cual no se descubre hasta prácticamente el desenlace de la obra).

Además de esto, Los Superseñores no se dejan ver. Hablan y actúan a través de interlocutores y eso suscita nuestra curiosidad. Así, para evitar problemas éstos deciden darse a conocer a la sociedad pero 50 años después, cuando estemos acostumbrados a su presencia.

Suelo tener épocas en las que me da por un estilo en concreto, un autor, etc. En este caso, hace unos pocos meses tuve el ansía viva de leer mucha ciencia ficción. Entre los libros más aclamados encontré éste, y al terminarlo quise hacer un buen análisis.


Por ello, si no lo has leído cuidado, a continuación vendrán una serie de SPOILERS. 

Por fin, pasan los 50 años y el aspecto de Los Superseñores es revelado. Su apariencia física es la de un diablo: alas, cuernos y cola. Igualmente, son más altos que los seres humanos y sensibles a la luz del día.

Cabe destacar al personaje de Karellen, que es el interlocutor de Los Superseñores. Su misión es “proteger” (vuelvo a usar comillas, ya que no estoy de acuerdo en que hagan eso…) a la humanidad, básicamente, de nosotros mismos, para así poder evolucionar. ¿Pero evolucionar a qué? 

Pues bien, Los Superseñores dicen actuar en nombre de un ser superior. Nos dejan entrever que el “yo” (la vida individual) es inútil. 

Porque finalmente, los niños empiezan a cambiar. Dejo un fragmento del libro:

“Jeff y Jenny fueron los primeros, pero muy pronto se les unieron muchos otros. Como una epidemia, extendiéndose rápidamente de país a país, la metamorfosis infectó a toda la raza humana. No alcanzó prácticamente a nadie de más de diez años, y no se salvó prácticamente nadie de menos de esa edad. Era el fin de la civilización, el fin de los ideales que los hombres venían persiguiendo desde los origines del tiempo. En sólo unos pocos días la humanidad había perdido su futuro. Cuando a una raza se le priva de sus hijos, se le destruye el corazón, y pierde todo deseo de vivir.”

En efecto, los niños, nuestros niños, empiezan a mutar perdiendo el “yo”, esa característica individual y pasan a ser una supermente (única) renunciando a la individualidad y a lo material. Horriblemente indiferentes para con nosotros.

En medio de todo este caos, hay un personaje que intenta desesperadamente buscar respuestas, sin embargo no consigue demasiado. Tan solo llegar a la Tierra y ver el mundo tal y como lo conocemos acabar.


El final es agridulce, al menos para mí. Aunque me quedo con la satisfacción de que Los Superseñores no podían dar ese salto evolutivo que dimos nosotros (trascender del universo físico), y tenían la esperanza de que observándolo de cerca podrían hacerlo. ¡JA! Id a “proteger” a otro mundo, petardos.


Valoración: 3,5 de 5. Si os gusta la ciencia ficción os va enamorar, si no, también. Hace reflexionar y eso es bueno, muy bueno. 

WebRep
currentVote
noRating
noWeight
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s