Clásicos – Reseña: "Frankenstein o el moderno Prometeo" – Mary Shelley

TÍTULO: Frankenstein o el moderno Prometeo
AUTOR: Mary Shelley
PÁGINAS: 288
FECHA DE PUBLICACIÓN: 1818
GÉNERO: Terror, ciencia ficción

SinopsisLa noche del 16 de junio de 1816, después de que Lord Byron y Percy B. Shelley discutieran largamente sobre la posibilidad de descubrir el principuo vital de la naturaleza y transferirlo a un cuerpo inerte, Mary W. Shelley tuvo una memorable pesadilla sobre la visión de un monstruo creado por la ciencia humana. Éste sería el punto de partida de una de las obras más proféticas de la historia de la literatura: Frankenstein o el moderno Prometeo. Un drama romántico sobre la voluntad prometeica del ser humano, decidida a emular y planteando nuevos problemas morales de consecuencias desconocidas. Los recientes avances de la ciencias biológicas, en esta época de clones y transgénicos, nos invitan a recorrer, convirtiendo su obra en un clásico tan vivo y actual como hace casi 200 años.


Reseña (contiene spoilers, no he podido evitarlo, aunque probablemente no desvele nada que no sepáis ya) :

Hoy vengo a hablar de mi libro favorito, SÍ, donde aparezca un científico loco con ínfulas de Dios allí estaré yo. Creo que todos conocemos la historia no obstante el libro es una delicia (y más para gente amante de la ciencia ficción, o la ciencia sin más).


Todo comienza con las cartas de un explorador llamado Walton a su hermana. En medio de su expedición rescatan a un naufrago, ¿adivináis quién es? Víctor Frankenstein, que empieza a contar su historia y comienza a ser el narrador.



Víctor es un científico brillante entusiasmado con la idea del elixir de la vida, la piedra filosofal. Así, estudia en la Universidad de Ingolstadt, y aunque muchos a los que insinúa su idea se ofenden o incluso se asquean él sigue insistiendo. La pasión se convierte en obsesión (su estudio de la anatomía y la descomposición humana se torna algo preocupante…)

Mientras estudia la descomposición, aunque pueda parecer es asqueroso describe pasajes tan bonitos como estos: 

“Los objetos que más repugnan a la delicadeza de los sentimientos humanos atraían toda mi atención. Vi cómo se marchitaba y acababa por perderse la belleza; como la corrupción de la muerte reemplazaba la mejilla encendida; cómo los prodigios del ojo y del cerebro eran la herencia del gusano”. ¿A que parece una peli de Tim Burton? 


En medio de todo este empeño, por fin, una noche descubre el secreto. Averigua cómo infundir vida. Y el lector pensará (al igual que yo) : OH GOD ¿va a decirnos cómo crear vida? Lejos de inventarse una teoría, la inteligente autora nos deja con la intriga (aunque parece que van los tiros por temas de electricidad ¿algún electricista en la sala?), ya que Víctor se niega a contarle el secreto del elixir de la vida a Walton.

El mismo científico confiesa que se sentía frenético realizando su experimento y va detallando cómo lo lleva a cabo (igualmente revela que su “trabajo” a veces le repugnaba, pero sus ansías eran más fuertes). 


Por supuesto, en cuanto culmina su experimento con un éxtasis éste se va y aparece el remordimiento, el asco, y la vergüenza. Y aquí es donde empieza mi desasosiego queridos amigos (sí, no lloro con “Bajo la misma estrella” pero con esto sí). Después de realizar semejante abominación HUYE. 



Así que la criatura se queda totalmente sola, abandonada por su creador. Eso destrozó mi corazón. Pues a lo largo de la historia debido a su fealdad y monstruosidad (a nuestro científico no se le ocurrió otra cosa que hacerlo ENORME) es rechazado a cada sitio donde va. Me ahorraré los pasajes más tristes, sin embargo debéis saber que es devastador la manera en la que explica cómo se sintió:

“Me desperté. Sentía frío, y un miedo instintivo al hallarme tan solo. Era una pobre criatura, indefensa y desgraciada, que ni sabía ni entendía nada. Lleno de dolor me senté y comencé a llorar.”


Todo esto, hace que se transforme, lejos de la criatura inocente que era, en un monstruo sediento de venganza (y no me extraña oiga). Así que exige a su creador (después de contarle su horrible relato) una compañera, a lo que este se niega. Por supuesto esto solo enciende más la ira de este ser que comete varios asesinatos desquitándose así con Víctor.


Finalmente, aunque Walton lo cuida, nuestro científico muere. Justo cuando esto sucede, aparece “el monstruo”. Como desenlace, la criatura explica que ya no tiene que hacer (e incluso parece sufrir pena por su creador aunque Walton no le crea). De esta manera, le explica que va a suicidarse y descansar en paz.

La obra trata temas como: la ética y la moral, la ciencia y los límites de ésta, creación de la vida… Fascinantes al menos desde mi punto de vista. Se dice que Mary Shelley quiso representar la depravación a la que puede llegar el desarrollo científico (no olvidéis que fue escrita en La Revolución Industrial).


Y ya con esto me despido. Conclusión: no juguéis a ser Dios. Y si lo hacéis, que sea en los Sims. ¿Cuál es vuestro libro favorito? 

Puntuación 5/5 obra maestra.

WebRep
currentVote
noRating
noWeight
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s