Oda a la amistad

Hoy es mi cumpleaños. Tengo que decir, aunque cualquiera que me conozca un poco lo sabe, que me encanta regodearme en mi propia mierda. Hacer un drama de absolutamente todo es un estilo de vida. Así que hoy podría despotricar sobre muchísimas cosas, porque la negatividad también es un estilo de vida. Y como dirían los pesimistas, siempre es peor de lo que parece. Pero hoy no estoy aquí para eso. Hoy estoy aquí para dar las gracias a los amigos de verdad. No hace falta que diga nada porque sabéis perfectamente quiénes sois. Y a los que van de amigos y no lo son, que sepáis que también sé quiénes sois. Sé quiénes sois, aunque suene algo paranoica, porque lo veo en vuestros ojos. Y para sonar algo menos mística y/o loca, os diré que también lo veo en vuestros actos. Pero no quiero centrarme en las malas personas, en la hipocresía o en las sonrisas falsas. Hoy quiero centrarme en mis amigos de verdad. La amistad ideal bien podría compararse con el amor verdadero. Ese que se ve en las películas, las series o los libros. Parece un jodido mito. La amistad es rara, es difícil de encontrar. Si ya lo dijo Jean de la Bruyère: Más fácil es encontrar un amor apasionado que una amistad perfecta. 
A veces la gente me pregunta cómo puedo estar sola, algunos incluso se compadecen y me miran con pena o haciendo un mohín con la boca (¿?). Vivo sola, sí. Como sola, veo la tele sola, leo sola y aunque suene incongruente nunca me he sentido sola, en ningún momento. Principalmente porque no lo estoy. Un gracias no bastaría, y mi vocabulario no es tan extenso ni tan rico como para describir lo increíblemente afortunada que soy por tenerlos. Me aguantan día tras día -que ya es mucho-, están en los momentos buenos y por supuesto, en los malos, que son cuando más los necesito para que me den aliento. Me escuchan protestando horas por una lavadora rota y el drama que eso supone. Están ahí cuando soy monotema. Están ahí cuando hablo durante una semana entera de un libro. Lo saben todo de mí y a pesar de eso me quieren (que ya hay que tener valor…)
Suelo tener muy mala suerte. De verdad, mucha. Una vida sentimental que es un auténtico desastre junto con una vida académica en la que me paso rezando y pidiendo milagros milagros el 99% del tiempo. Pero en cuestión de buenos amigos siempre me ha tocado el premio gordo. En eso, sí que no puedo quejarme. A todas esas personas, os quiero tanto que os mataría. Os comería para teneros dentro para siempre. Mil gracias por estar ahí, y no olvidéis que yo también lo estoy. Cualquier día del año y a cualquier hora. 
“Sin la amistad, el mundo es un desierto”. Sir Francis Bacon 
“Amigos. Nadie más. El resto es selva”. Jorge Guillén
Anuncios

7 pensamientos en “Oda a la amistad

  1. Feliz cumpleaños y preciosa la entrada.

    “Y para sonar algo menos mística y/o loca” No funciona. Eres una loca. Una loca a la que admiro porque ole; hasta siendo una drama queen molas. Yo cuando soy pesimista y lloriqueo(99,9% del tiempo que no duermo) no hay quien me aguante.

    Me gusta

  2. Felicidades María ^^

    Te entiendo perfectamente en todo lo que has dicho. Darte la enhorabuena, yo aun no creo que haya encontrado a aquel amigo/a del alma… pero bueno. En cuanto lo de estar sola, yo paso mucho tiempo sola y me gusta, estar tranquila, porque cuando me hace falta alguien siempre están cuando los necesito y cuando ellos me necesitan también lo estoy ^^

    Un besote!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s