Las muelas del juicio, la prueba de que Satanás existe.

Las muelas del juicio, también llamadas cordales, suelen hacer su debut entre los 17 y los 20 años. También pueden aparecer antes de esas edades, después, o nunca. Pueden salir las cuatro o solo alguna de ellas. Se las llama muelas del juicio porque aparecen a la edad en la que la persona tiene un juicio más desarrollado. Que a mí me hayan salido todas torcidas me hace sospechar que mi juicio también lo está. Estas muelas son la prueba de que Satanás existe. 
Mi vida
Me levanto relativamente tranquila y mientras va pasando la mañana me voy poniendo más histérica. Salgo de mi casa 45 minutos antes y voy rezando por el camino. Me intento relajar entrando a las librerías pero no hay manera. Al final, llego temprano a la consulta del maxilofacial donde me reciben con una sonrisa. Me piden que me siente en la sala de espera. Estoy más tensa que Gollum en una joyería y estoy sudando más que una pecadora en la iglesia. Después de cinco minutos -quizás menos- me pasan a la sala de torturas sala de operaciones. Me preguntan si estoy tranquila y miento como una bellaca: vengo muy tranquila. Me envalentono y digo que quiero que me quiten las tres que me quedan. Me siento en un sillón verde menta que se mueve. Empiezan a inclinarlo y me dan una pelota dura. Mi cerebro empieza a preocuparse y gritarme: peligro, peligro, peligro. No puedo evitar decir: PERO QUÉ ES ESTO -mirando la pelota azul marino como si fuese de otro planeta-. El cirujano me comenta que no me preocupe, que es solo por si quiero apretar algo cuando me pongan los pinchazos de la anestesia. Estamos en el Salvaje Oeste. Recuerdo películas en las que daban algo para morder y un montón de alcohol. A mí no me han invitado a una copa, esto es a pelo. Me empiezo a preguntar si salir huyendo de allí me haría perder mucho la dignidad. No me da tiempo a decidir, el cirujano coge una aguja del tamaño de la Torre Eiffel y apunta a mi boca. La abro y entiendo para qué sirve la pelota azul.
¿Una pelota para apretar? Pero qué cojones…
La estrujo y pienso cuántas personas la habrán estrujado antes. Preferiría ser esa pelota ahora mismo. Me pinchan abajo, me pinchan arriba, pierdo la cuenta de los pinchazos y me cago en todo. Empiezo a sudar mucho más. Me ponen tanta anestesia que no puedo parpadear con el ojo derecho y me preocupa que se me seque y quedarme ciega (además creo que parezco tonta parpadeando solo con el ojo izquierdo). La ayudante ¿enfermera? ¿dentista? ¿médico? yo que sé, es muy simpática y me da palabras de ánimo. Al principio las máquinas del infierno no me molestan. Aunque hay una que suena como una motosierra y tengo miedo de quedarme como El Joker si me muevo un ápice o si al cirujano se le va la mano. La primera muela atacada sale genial, la segunda también. El problema viene con la tercera -que ha salido acostada, casi en horizontal-. Después de varios minutos con la motosierra el cirujano empieza a negar con la cabeza. La jodía no quiere salir. Aunque tengo varias toneladas de anestesia me duele un cojón y medio, así que él dice: voy a ponerte anestesia directamente en el agujero. Grito: ¿QUÉ? No, no, no, no, no, no. Pero hay que hacerlo, me pone anestesia con la aguja-Torre Eiffel en el hueco y me duele aún más. La ayudante me agarra la mano y aquello acaba pareciendo un parto. Aunque se lo agradezco con el corazón porque me reconforta. Se me escapan las lagrimillas y pienso que Wonder Woman no lloraría. Luego pienso en que pagué por ver el ñordo de Batman vs Superman y me cabreo. El cabreo y la mano -muy estrujada ya- de la ayudante me ayudan a pasar el mal trago. Usa la motosierra y hace palanca con otra cosa, motosierra, palanca, motosierra, palanca, motosierra, palanca. Me duele la boca de tenerla tanto rato abierta, hasta el alma me duele a estas alturas del partido. En mi fuero interno está la esperanza de que el médico diga: bueno, pues lo dejamos para otro día. Pero no. La muela que sigue sin querer salir. El ojo derecho que no parpadea -¿nadie va a ponerme unas gotitas para que no se seque?- y el efecto de la anestesia pasándose.
¿Cuánto falta? Por dios bendito, ¿¡cuánto!?
El cirujano opta por ir dándome los puntos en el otro lado. Me acojono y suplico que no me duela. Por suerte, casi no siento los puntos. Sutura en dos segundos, es todo un experto. Vuelve a la muela que no quiere salir, más anestesia, motosierra en mano y al ataque. Me planteo seriamente que voy a morir ahí. La ayudante no me suelta y me vuelven a dar palabras de ánimo. Sin duda es un parto. Solo que mi hijo es una muela. El cirujano sigue negando con la cabeza y mira la ortopantomografía -la radiografía de la boca-. Vuelve con la motosierra, ya casi está fuera. Aunque me han puesto toneladas de anestesia duele un montón, creo que la ayudante va a quedarse manca por mi culpa. Por fin, me parece que sale el último trozo. La cabrona de la muela en la ortopantomografía aparecía con las raíces fusionadas, pero en vez de eso las tenía en garra. Esa muela es tan cabrona como yo. La ayudante me dice que estamos a punto de acabar, la miro con devoción, en ese momento la quiero con toda mi alma. El cirujano da los puntos abajo en cuestión de segundos -en serio, qué crack-, también los da arriba. Hemos terminado, me ponen unas gasas, me limpian la sangre de la cara y me dan hielo -mucho hielo-. Me explican que a la mañana siguiente voy a ser una mezcla de Quico (El chavo del ocho) y una ardilla enfadada. Se preocupan mucho por mí, no quieren que me vaya y tienen miedo de que me maree. Descanso dos minutos aunque me dicen que puedo quedarme todo lo que quiera. Solo quiero irme a casa y taparme con una manta. Comentan que era una muela dura y difícil. Me siento orgullosa. Pago, doy las gracias -sobre todo a la ayudante-, quedamos para quitarme los puntos en una semana y me voy. Me recuerdan varias veces que puedo volver cuando quiera o llamar si tengo dudas, son todos muy majos. Pero yo sigo pensando que las muelas del juicio son la prueba definitiva de que Satanás existe. 
Anuncios

8 pensamientos en “Las muelas del juicio, la prueba de que Satanás existe.

  1. Y NO SUBES FOTO como ardilla … duh XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDd
    Yo no sufri me sacaron dos y unos meses despues las otras dos. solo con las ultimas en un lado hubo que cortar encia y sacarla. gracias a dios no hubo que abrir el hueso ni partirla desde dentro (eso si que duele) asi que animo amiga. tuviste mala suerte yo creo que yo tuve mas suerte jajaja

    Me gusta

  2. Dios!!! a mi no me salieron, pero creo que nunca saldrán a mis 28 años tengo fe que ningún odontologo dija vamos por ellas, ahora siento un temor de mis pobres muelas del juicio con esta lectura, tu dolor me causo gracia, saludos y espero leerte pronto.

    Me gusta

  3. De las experiencias más horribles de mi existencia :'(
    María, parece que eres mi alma gemela con esto de las muelas de juicio. Las mías, las cuatro, también están chuecas, incluso las superiores que ni me han salido. En Febrero me quitaron la primera (inferior derecha) y los sonidos y la palanca son lo peor. Sientes que te sacuden la cabeza y cuando te ponen anestesia (dejaste de contar la tercera vez) el alivio momentáneo hasta que empieza a pasar el efecto.

    Mis dos muelas inferiores están anquilosadas e impactadas. Ahora nada más me queda la izquierda pero el lunes me someto a la segunda cirugía. Deséame suerte y ya vendré a llorar contigo cuando el suplicio termine.

    Un beso♥

    Me gusta

  4. ajjajajaaj ain madre… lo siento por reirme… que cabrona soy… por dios… pero no lo puedo remediar, que bien te has explicado, genial!! y pobrecita…. U_U mas relatos así!! =) you can con el dolor, mucha droga y a reposar ^^
    Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s