Diseccionando a un hater

Oh, los haters. Criaturas del averno que por desgracia comparten dotación cromosómica con nosotros. Sí, uno se resiste a creer que tengamos un genoma parecido. Un hater, por definición, es una persona que odia. Y tú pensarás: ¡Ey! Yo también odio cosas. ¿Soy un hater? No, tú eres una persona normal y si odias algo pasas de ese algo o alguien. El hater no. El hater va a llevarlo todo a extremos ridículos. Tanto, que cuando lees un comentario hater sientes una mezcla de lástima, vergüenza ajena y desconcierto¿De dónde salen? ¿Crecen en una probeta? ¿Son experimentos secretos del gobierno? ¿Humanos modificados a los que les han inoculado rabia para que echen espuma por la boca? Hoy, en Bricomanía -que no que es broma- vamos a diseccionar un hater. Poneos los guantes y las batas, esto va a salpicar mucha mierda
Parece ser -según estudios serios sacados de mi cabeza mágica y de unicornios voladores- que los haters existen desde los albores de los tiempos. Son los amargados de toda la vida, pero internet sabiamente los ha acuñado como haters. Este prototipo de persona, debido a su vida vacía, se siente mejor después de hundir -o intentarlo- a alguien. Lo cual si lo pensáis dan bastantes ganas de vomitar hasta la comida que te hizo tu abuela el fin de semana pasado en el pueblo. Más estudios recientes -de nuevo, estudios serios- demuestran que claramente la relación entre las variables vida vacía y haterismo es irrefutable
Como pueden observar, damas y caballeros,
existe relación entre una vida vacía y el haterismo
Esto es, se considera que dos variables cuantitativas están correlacionadas cuando los valores de una de ellas varían sistemáticamente con respecto a los valores homónimos de la otra: si tenemos dos variables (A y B) existe correlación si al aumentar los valores de A lo hacen también los de B y viceversa. ¿Lo pilláis? A más vida de mierda, más haterismo. Su existencia está vacía -y sin sentido-, esto lo demuestra el elevado tiempo que malgastan en nosotros. ¡Tanto tiempo para hatear! Podrían haberlo aprovechado leyendo un libro, viendo una buena peli, tomando unas cervezas con los amigos o escribiendo una entrada tan molona como esta.
Asimismo se demuestra que la concentración de bilis en sus vesículas es mucho mayor que la del resto de las personas. Vete tú a saber si también tienen cálculos biliares que los hacen tan haters. El hecho de tener razón o no les es indiferente. No buscan debatir contigo, lo que buscan es que te hundas como el Titanic. Así que no esperes argumentos, no los tienen o si los tienen carecen de sentido. De esta conclusión deducimos que es imposible discutir con ellos. Y no olvides que además, venderían a su abuela con papel de regalo incluido por tener la última palabra
Es una verdad universalmente reconocida (habéis pillado la alusión a Jane Austen ¿eh?) que el hater a duras penas sabe cómo construir una oración con sentido. Faltas de ortografía e incomprensible uso de los signos de puntuación abundan en su vocabulario. Podéis intentar darles un folleto con instrucciones y señales luminosas pero no esperéis demasiado. Ya sabéis el dicho: de donde no hay no se puede sacar. Aún así, intentarán usar la ironía y el sarcasmo. Y digo intentarán porque el sarcasmo y la ironía son demasiado finos o delicados para que alguien de semejante envergadura intelectual las use. Game over. Try again.
No obstante, volvamos a las calles, a nuestro día a día. En nuestras vidas hay haters. Difícilmente pueden esconderse tras una máscara (aunque vale, reconozco que la idea de HaterMan o HaterWoman me llama, VALE). En la vida real la gente huye de esas personas, las aleja y les propina golpes con una silla en la cabeza. ¿QUÉ? Ah no no no, me comunican por el pinganillo que dar sillazos es ilegal. Pero ¿en qué mundo vivimos si no puedes ir por la vida tirando sillas a las cabezas de las personas que te molestan? En fin. El gran problema de Internet es el anonimato. Sí, es justo lo que estás pensando, los haters también son cobardes
Calamardo Tentáculos, un reputado hater
Te adelanto que el 99% de estos especímenes no te diría nada a la cara sin defecarse encima del pánico. Quédate con esa maravillosa idea y que ilumine tus días más oscuros. Esos haters luego son los típicos que no se atreven a abrir la boca e intentan pasar desapercibido lo máximo posible. ¿Irónico eh? Puesto que no podemos pasar de ellos como haríamos en el mundo real -ni tampoco darles un sillazo en plena cara-, ¿qué hacer? Los científicos han demostrado que lo mejor es no contestarles. ¿Para qué? No olvides que su objetivo no es tener razón. Igualmente puedes jugar con sus mentes contestándoles frases sin sentido: ¿Ah sí? ¿De veras? ¿Pero usted que no ah sí? ¿El unicornio lo dijo? También puedes reírte de ellos con tus amigos y conocidos. Pero te lo advierto, es bastante cruel reírse y jugar con gente que no tiene ni media neurona en la cabeza. En tu conciencia queda, que luego la culpa de que no duermas bien por las noches es mía.
Que te quede clara una cosa: esto es Internet, y sí, es anónimo. El hecho de exponerte ante una cámara con un vídeo, un blog o una cuenta de instagram de moda no da derecho a nadie a insultar y/o acosar. Ya la vida es muy difícil como para encima aguantar tonterías. Borra los comentarios, y si la cosa sigue usa el bloqueo que alguien tan sabiamente inventó. Confía en mí, a las pocas horas te habrás olvidado de ese comentario tan cargado de hate. Muerto el perro, se acabó la rabia
No te agobies, porque sinceramente no es nada personal, aunque parezca que eres su enemigo mortal y que quiere venganza cual Kill Bill. El hater simplemente tiene que soltar su bilis o ponzoñas varias para no morir envenenado él mismo. Cuestión de supervivencia. Hoy se desahoga contigo, mañana con cualquier persona aleatoria. El hater también busca atención y abriría en canal a su mascota bebiéndose su sangre para conseguirla. Así que ya sabes, a los monstruos no mirar (¡cielos! ¿También has pillado esta referencia de los Simpson? Contacta conmigo, podrías ser el amor de mi vida). No es nada personal ni tampoco es envidia. Dejemos de usar el pretexto de la envidia para todo. Es querer hundirte por todos los medios posibles. Así que envidia no creo, ¿complejo de inferioridad? Rotundamente sí. Sobra decir que no, no todo el mundo que critica una cosa es un hater. Esa persona puede tener unas ideas/opiniones/gustos diferentes a los tuyos. Hablaréis en paz y armonía y os respetaréis. Eso con un hater al que le sale espuma por la boca y tiene los ojos inyectados en sangre no pasa. 

En resumen, esto es lo que sabemos científicamente del hater: sujeto humano -me sigue costando creerlo-, sin vida propia, amargado, con complejo de inferioridad, obsesivo, ponzoñoso, cobarde. En fin, hoy me ha tocado soltar bilis a mí. Quiero conocer vuestra opinión, ¿tenéis haters? ¿Qué pensáis de ellos? Y por favor, no olvidéis nunca que HATERS GONNA HATE
Anuncios

5 pensamientos en “Diseccionando a un hater

  1. Que decepción! yo esperaba que diseccionaras un hater de verdad: “aquí el hígado, aqui el intestino grueso, colapsado de mierda, por supuesto, el páncreas, la bilis, vacía, el cerebro, vacio tambien…” Jo, que bonita oportunidad perdida XD

    Va, fuera bromas, me ha encantado la entrada… y sobre los haters… esque hemos dicho ya tantas cosas que sería repetirnos. Que no hay cabeza.

    besis de fresi.

    pd. se te ha olvidado hablar de los haters-minions, ese subgrupo de haters que son comandados por un hater conocido (aunque no como hater) que no quiere mancharse las manos y por eso manda a sus acólitos. Como la bruja del Mago de Oz manda a los monos voladores, pues lo mismo

    Me gusta

  2. Qué manera de reírme con esta entrada. ¡Es tan cierta! Y, desgraciadamente, internet está lleno de haters. :S Pero, bueno. Uno tiene que tratar de tomarse las cosas con andina y seguir su vida tan contenta como antes, más allá de su “hateo”, jajaja. 😀

    Cuídate y sigue escribiendo cositas tan entretenidas. 😉

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Yo soy una HATER defensora, odiooooo las paginas bullings que solo se burlan de gente, hacen sentir mal a otros, buscan fotos #selfharm #ana #mia y etiquetan a la persona y se burlan o los que lastiman animales públicamente, solo de pensarlo me enojo. Yo denuncio estas páginas, comento, compartopara que otros se enteren y lo denuncien porque se me hace una atrocidad que las personas disfruten del sufrimiento de otros.

    ¿Soy hater? Me agrada pensar que no

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s