La caza de brujas en YouTube

¿Echas de menos una buena caza de brujas a la antigua usanza? ¿Quemar, ahogar y en definitiva, torturar gente es tu pasión? ¿El sadismo es tu modo de vida? Amigo mío, estás de suerte. En pleno siglo XXI la caza de brujas sigue existiendo. Dónde, te preguntarás ansioso. Pues en todas las redes sociales, pero esencialmente en el organismo más similar a la Inquisición que puedas encontrar hoy en día: YouTube. Al parecer, ser un personaje público y estar expuesto da pleno derecho a la gente a decir cualquier salvajada que se les pase por el rabo -u otras partes del cuerpo-. Yo siempre había pensado que el Rey y Lady Gaga eran personajes públicos, sin embargo mis suposiciones eran erróneas. Resulta que un personaje público es aquel pobre desgraciado que, desconocedor de su terrorífico y cruel sino, coge una cámara, se graba y lo sube a YouTube. 
– ¡Condenada a la hoguera!
– ¡Pero si yo solo me hice el canal para jugar Minecraft!
Se ha descubierto recientemente que las pantallas tienen ciertos efectos tenebrosos. Según los científicos y los unicornios, estar tras un ordenador no otorga valentía, tal y como se creía hace años. Al contrario, el hecho de ocultarse vuelve a estas personas más cobardes. Detrás de una pantalla, algunos imaginan que se crecen. Lejos de esto, la realidad es que menguan hasta el tamaño de la tierna Pulgarcita. Este tipo de personas -me cuesta creer que lo son-, afirman que el hecho de que tu cara salga en un vídeo ya es excusa más que suficiente para soltar de todo. Y cuando digo de todo, es de todo. Cualquier lindeza que tu cerebro pueda imaginar. Estos ojos han visto una ponzoña inagotable en la infernal cajita de comentarios. He visto chicas a las que se las ponía de puta para arriba, chicos que engordaban y pasaban a ser los come-bollicaos. He leído insultos cada cual más original y cruel que el anterior. Y me pregunto yo: qué coño se habrá creído la gente. Incluso los hay que se inmiscuyen en la vida privada del youtuber y ojo, que opinan. Todo en un hermoso pack, cortesía del anonimato de Internet.
YouTube no solo se ha convertido en una caza de brujas moderna, sino en un tribunal donde se dictan sentencias -es lo que se hace en los tribunales, básicamente- y se queman personas vivas entre alaridos atroces mientras el público aplaude con excitación -esto solo en YouTube-. Una caza de brujas puede ser, como todo, a pequeña o a gran escala. Ahora pensad cuántos youtubers -booktubers incluidos- han recibido el veneno puro de miles de pequeños bastardos sin un ápice de compasión -véase Diseccionando a un hater-. Aunque opino que la envergadura no es relevante. No hay que quitarle hierro al asunto. Una persona con cien subscriptores puede hundirse si un comentario la llama fea y una con un millón de subscriptores con doscientos que la llamen fea no. El número me parece indiferente. No voy a dar nombres para no alimentar aún más el hate o el odio, pero recientemente se ha hecho esto con una Youtuber famosa. Digo famosa, personaje público y demás en cursiva y entre mil comillas porque me parece que son términos que tendríamos que revisar con puta urgencia. Supongo que algunos iluminados dirán <<pues si no quieren insultos que no suban vídeos>>. No disculpa, aquí el que no tiene que insultar eres túPorque lo único que veo yo en Youtube, son personas normales como tú y como yo, con una cámara queriendo compartir algo. Que sí, que vale, que algunos solo lo hacen por la pasta. El parné es el parné y poderoso caballero es don Dinero. ¿Y qué? Todas las motivaciones son válidas. Bueno, excepto asesinar gatitos, esa no. ¿Qué importa si para algunos el mayor deseo de sus vidas es nadar en billetes? Bastante materialista sí, pero insisto, ¿y qué? Si hay personas que quieren hacerse millonarios con esto me importa tres huevos y medio. A ver si ahora solo podemos tener como meta lícita salvar animales abandonados y fundar centenares de ONG. 
Todos -o casi todos- podríamos ser así.
Todos podríamos ser crueles, yo también. Oh,  vaya que sí. Y no voy a negar que me daría una satisfacción cercana al orgasmo. Tengo la suficiente maldad y tino para alcanzar la herida que más duele, hurgarla con los dedos y después echarle sal. Sin embargo hay una pequeña cosa, insignificante, que me lo impide. Se llama DECENCIA. Para algunos será la primera vez que oyen el término. Para otros no estará ni en su diccionario. DECENCIA. Mi educación me veta para insultar y dar sillazos en las caras de las personas -y la ley, también me veta la ley-. Me gustaría que la gente pensase durante un momento antes de comentar nada. Solo un diminuto momento de reflexión. Detrás de esa pantalla hay un ser humano y no sabemos qué le puede estar pasando por la cabeza. Una cosa es dar una opinión distinta sobre X tema, pero de ahí a hacer daño por placer -la definición de sadismo- hay varios pasos, tres pueblos enteros y un océano muy azul. 
Y no me refiero a que nos convirtamos en Teresa de Calcuta mañana. Ni soy una santa ni lo predico, no obstante, un poco de amabilidad no va a matarte. Créeme, estoy puesta en cosas que pueden matarte. Detrás de los vídeos, entradas de blogs o cuentas de instagram hay gente que siente y que padece. No son robots, ni tostadoras, ni personas acostumbradas a ser famosas. Algunos se derrumban y no saben lidiar con la presión de la fama. A más de uno me gustaría hacerle un reconocimiento psiquiátrico completo y ver si sufren síntomas siendo Youtubers. Me juego el cuello a que si los sufren, entre ellos estarán la ansiedad, el estrés y la depresión. Si encima a eso le añadimos odio en cantidades industriales, estamos creando un cóctel Mólotov del que todos somos partícipes. Así que antes de hablar, piensa. Hazle caso a este conejo.
Anuncios

10 pensamientos en “La caza de brujas en YouTube

  1. Bravo bravo bravo.

    Me parece increíble, como a ti, con que facilidad se reparten insultos y desprecios hacia personas que no conocemos de nada. Pero como bien dices, es una caza de brujas, y como tal, jamás se extinguirá. A lo sumo variará su forma, sus objetivos, los medios o los porqués. Pero parece que la humanidad, o gran parte de ella, no sabe vivir sin un blanco en el que descargar todas sus miserias, y ahí están los personajes públicos, “dispuestos” con una sonrisa a recibirlas todas, una por una.

    Me gusta

  2. Muy cierto, y por desgracia asistimos a este “tiro al blanco” a diario.

    La gente se crece mucho en internet y tiende a descargar sus frustraciones, reales o imaginarias, con el primero que se cruza en su camino. No creo que piensen demasiado en lo que escriben, simplemente vuelcan toda su bilis en un comentario y se sienten tan satisfechos. Son como críos que tiran una piedra para romper una ventana y salen corriendo.

    Antes pensaba que era el anonimato el que favorecía todo este tipo de comportamientos, pero viendo que hay quien los repite saliendo con foto, nombre y apellidos en su perfil, me temo que tiene más que ver con una educación deficiente, sumada a ignorancia y falta de empatía. Un tonto envidioso es mala combinación.

    Por otra parte hay que asumir que jamás van a atender a razones. Reprocharles su actitud sólo les anima a repetir su hazaña, porque ven que han causado efecto. En mi opinión ignorarles es más efectivo (y mejor para la salud mental).

    Un saludo.

    Me gusta

  3. Toda la razón 🙂
    Una cosa es que puedas criticar con ciertos argumentos algo que no te guste o de manera hasta cierto punto constructiva y respetuosa
    y otra muy diferente, es ir a insultar y ofender porque sí
    y no, no sirve eso de, si no quiere que le insulten que no suba vídeos
    Un beesito

    Me gusta

  4. Toda la razón, María. Recuerdo al Rubius en el programa de Risto hablando de su depresión. Un tío que gana una pasta, que lo siguen millones de personas. Y algunos se reirán de él diciendo que cómo va a tener depresión un perdido como ese.

    No es cosa solo de las redes sociales, hay una deshumanización total hacia todo lo que nos parece ajeno. Y si no, que se lo digan a los refugiados. O a los homosexuales que pegan en la calle. O a las mujeres que les gritan lo gordas y asquerosas que son. Lo que pasa en las RRSS tenemos un escaparate al alcance de la mano donde soltar lo primero que se nos viene a la cabeza pensando que el que hay al otro lado solo es una cara, un nombre, una voz y olvidando que también es una persona. Donde todos nos ven. Donde podemos ignorar al que no está de acuerdo con nosotros y formar un corro con los que sí. Y todo se debe, como bien dices, a la falta de educación. Un reto difícil de superar.

    Gracias por tus palabras tan directas. Un saludo ^^

    Me gusta

  5. Es una pena que ahora sea tan fácil que cualquiera se sienta con derecho a opinar y a insultar, pero es cada vez más el “pan de cada día” en las redes sociales y en Youtube. 😦 Es una de las razones por las que no me he animado jamás a tener mi propio canal, aunque ganas me han dado muchas veces. No creo que pudiera soportar el odio o los comentarios insultantes y la pasaría demasiado mal. ~_~

    Me gusta

  6. Vivimos en una sociedad muy salvaje. Si lo sabre yo, que vivo en Argentina, que debe ser una de las sociedades mas hostiles que existe. La gente parece carecer de un “super yo”, todo es “ello”, hay que odiar, no importa si esta mal o bien, hay que insultar, hay que juzgar, humillar, poner mis cualidades mentales al servicio de esa demanda, y demostrar asi, que tan inteligente, habil y original soy para formular un insulto y reducir al otro. Y esto no se ve solo en Youtube, en cualquier publicacion, en cualquier foro, o pagina puede verse… Y en la calle ni te digo, aca en mi pais ya es casi como un deporte. Ese odio tan visceral e irracional es moneda corriente… De verdad, he visto a gente perder el juicio literalmente, por insultar a un jugador o a un arbitro en una cancha de futbol, incluso insultar a su propio hijo o hermno… Es monstruoso realmente, vivimos en una sociedad muy dificil.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s